joseluisprieto-foto2

José Luis Prieto

Frontend Developer en NCS

19/03/2019 Es lógico que en el seno de una consultora tecnológica desarrollemos nuestro trabajo en las dependencias del cliente. En tal entorno, ajeno a la hospitalaria oficina, la duración del proyecto puede ser muy variable y parte del éxito del mismo dependerá del grado de integración que tengamos en un equipo, o lo que yo llamaría unidad funcional de producción integrada.

ncs-junio-julio2018-vida-cliente-blog

En no pocas ocasiones los equipos cuentan con una géneis heterogéna compuesta por personal del cliente, por el de otras empresas ajenas a la nuestra, o con la participación de ambos supuestos. En un entorno tan variopinto de perfiles y roles tan diversos, es fácil perder el norte. Para no entrar en conflicto con demás integrantes del equipo, es necesario, conocer de manera exhaustiva nuestras funciones y competencias. Conocer bien el negocio y conocerse a sí mismo. Todo ello para cumplir de la mejor manera posible con los objetivos asignados. Ello no es óbice para poder asimilar otras tareas que no sean de absoluta titularidad nuestra y siempre bajo la dirección del jefe de equipo. 

No debemos olvidar que el denominador común de un equipo en cliente es que compartimos los mismos objetivos, que giran en torno a materializar un proyecto determinado. Nos une el mismo fin. Por lo que es lógico pensar que si algo va mal, afectará al resto y biceversa.

Si bien el componente humano es inherente en esos entornos y el riesgo de malentendidos y conflictos con formaciones de otro color empresarial es latente, tenemos que pensar en construir vínculos interesantes a nivel personal como de negocio con los integrantes de otras empresas. Por su puesto, nuestros compañeros de empresa deberían ser nuestros mejores aliados y en base a una comunicación fluida crear la mejor estrategia para abordar los avatares del proyecto.

Nuestros compañeros de empresa deberían ser nuestros mejores aliados y en base a una comunicación fluida crear la mejor estrategia para abordar los avatares del proyecto

La relación con el cliente debe ser de transparencia y confianza tanto para dar las buenas como las malas noticias. En cuanto a la comunicación con el cliente se debe saber simplificar y explicar los problemas. Pensar en más de una solución a cada problema y sobre todo saber escucharle. Canalizar su frustración ante adversidades coyunturales e intentar materializar soluciones que mitiguen el problema.

Existen supuestos en los que no podremos o sabremos dar respuesta a preguntas del cliente, bien por desconocimiento o por no tener certeza. En estos casos, podemos y debemos recurrir sin complejos a consultar a compañeros de nuestro staff o a los que tengamos constancia que son especialista en el tema que nos ocupa. No hay que desperdiciar esa hermandad de conocimiento que de forma implícita toda empresa tecnológica comparte entre sus empleados.

Será muy fructífero tanto a medio como a largo plazo destapar los gustos y necesidades del cliente. Podremos así adecuar al máximo nuestros servicios y adaptarnos a su personalidad, ya que hay clientes a los que les encanta que los colmen de atenciones, mientras a otros tantas atenciones les resultarían incómodas. Algunos prefieren un trato formal, mientras que otros lo prefieren más familiar y relajado… Para ello sólo debemos observar al cliente y adaptarnos a su ritmo. En definitiva... integrarse, sabiendo el lugar que se ocupa para ofrecer el mejor servicio y como no... disfrutar del proyecto.

joseluisprieto-foto2

José Luis Prieto

Diseñador / maquetador web en NCS con más de 15 años de este perfil.